Nudo Pomellato: Joyas y fragancias con las que adornarse.



Pomellato, la firma de joyeros italiana por antonomasia, ocupa el cuarto lugar en la escena de la joyería europea, y figura entre las firmas más importantes a nivel internacional. Sinónimo de creatividad y de personalidad, fue creada en 1967 gracias a la intuición de su fundador Pino Rabolini, quien fue el primero en introducir la filosofía del prêt-à-porter en el mundo de la joyería.

Pues bien, a partir de ya mismo, Pomellato presenta un nuevo elemento de elegancia y feminidad con el que adornarse: El perfume "Nudo Pomellato".

El nuevo perfume se llamará “Nudo” como la joya más icónica de esta firma milanesa, el anillo Pomellato Nudo, el más amado, el más vendido, el que más declinaciones cromáticas tiene, y se podrá elegir entre tres variantes: Amber, Blue y Rosa, que se corresponden con el ámbar, el topacio y la amatista.

Las nuevas fragancias han sido creadas por los nariz Aurélien Guichard y Cecile Matton, y están formuladas de la siguiente forma:

- Pomellato Nudo Amber: las notas de salida son flor de azahar y rosa Damascena de Bulgaria; las notas de corazón son jazmín sambac y ámbar; las notas de fondo son ambroxan, almizcle y vainilla de Madagascar. El nariz que hay detrás de esta fragancia es Aurélien Guichard.

- Pomellato Nude Blue: las notas de salida son bambú, lima ácida y grosellas negras; las notas de corazón son peonía, iris y freesia; las notas de fondo son almizcle blanco, ámbar, vainilla y heliotropo. La nariz que hay detrás es Cecile Matton.

- Pomellato Nude Rose: las notas de salida son el pomelo, el melocotón, y beergamota; las notas de corazón son rosa, muguete o lirio del valle y freesia; las notas de fondo son almizcle blanco, extracto de cedro blanco, sándalo y madera de cachemira. La nariz detrás de esta fragancia es, otra vez, Cecile Matton.

Los nuevos perfumes Nodo representan una consolidación del estilo Pomellato, que rinde homenaje al Mediterráneo y a sus colores, aportando un matiz transparente, como de acuarela. 

Los frascos, todos realizados en cristal faceteado, reproducen la talla del anillo Nudo, sobre todo en el tapón-joya que reproduce fielmente la forma y el color de las piedras que lo caracterizan: cuarzo, topacio y amatista rosa. Un auténtico homenaje a las joyas de la firma.

Los nombres de los tres perfumes están escritos sobre una plaquita en oro rosa engastada en el frasco. El packaging que protege cada frasco también es especial: se trata de una cajita inspirada en el fresco floral del artista Michael Lin – que, por cierto, se puede admirar colgado de una de las paredes de la flagship que Pomellato tiene en Milán -, con flores en relieve sobre una base metalizada, que juega con los tres colores.